3 errores que las personas cometen al limpiar los vinílicos

3 errores que las personas cometen al limpiar los vinílicos

Siendo los preferidos por arquitectos e interioristas, los vinílicos han ido ganando cada vez más destaque en la decoración, tanto en ambientes residenciales como corporativos.

Y no sólo por su belleza y versatilidad, sino también por los beneficios del uso diario, que son muchos.

Uno de los aspectos más destacados es la facilidad de limpieza y mantenimiento. Es muy práctico y rápido de limpiar.

Pero muchas personas terminan cometiendo errores al momento de limpiar el revestimiento, usando productos y prácticas inapropiadas que pueden terminar dañando su apariencia.

Conoce 3 errores comunes que debes evitar al limpiar tu piso y mantén tu vinílico como nuevo por mucho más tiempo:

Error número 1 – Utilización de productos que contienen disolventes en su composición

Una de las principales dudas a la hora de limpiar los vinílicos es: ¿qué producto utilizar? La limpieza de los vinílicos, además de ser rápida, es económica.

No es necesario comprar ningún producto específico, basta un poco de agua, detergente neutro y un paño limpio y seco. Ver paso a paso:

  • En primer lugar, elimine todo tipo de suciedad del piso, como arena y polvo. Puedes hacerlo usando una escoba de cerdas o una mopa seca;
  • A continuación, aplica una solución de detergente neutro con agua en todo el piso, utilizando mopa húmeda o un limpiador industrial de baja velocidad. Utiliza la menor cantidad de agua posible;
  • Por último, enjuaga con una escobilla de goma y un paño limpio;
  • Ahora sólo tienes que esperar unos minutos hasta que esté completamente seco y estará libre para su uso.

Los vinílicos Tarkett son ideales para aquellos que buscan practicidad. Mira nuestro video sobre Limpieza y Mantenimiento y ahorra tiempo en la limpieza:

Cómo no limpiar tu vinílico:

No utilices disolventes ni productos derivados del petróleo para limpiar o eventualmente eliminar manchas de tu vinílico. Pueden dañar la superficie del piso, causando rayones e incluso una posible corrosión de la superficie.

Tampoco se recomienda el uso de jabón en polvo, ya que puede desgastar la superficie del piso, además de dejarlo resbaladizo y susceptible a accidentes. Siempre prefiera detergente neutro.

Error número 2 – Aplicar cualquier tipo de cera

La mayoría de los pisos Tarkett tienen una protección superficial que no requiere el uso de cera. Para mantener la apariencia de su piso natural, limpie solamente con agua y detergente neutro.

Sin embargo, si desea un acabado más brillante, recomendamos el uso de cera acrílica, aplicada con mopa y de acuerdo con el envase de cada producto.

Recuerda que primero es necesario limpiar el piso y luego aplicar la cera y, una vez desgastadas las capas, es necesario retirarlas antes de una nueva aplicación.

Es importante señalar que las ceras a base de carnauba, comúnmente utilizadas en superficies de madera, no son indicadas para vinílicos porque, además de dejar la superficie resbaladiza, forman una capa grasa difícil de eliminar.

Error número 3 – Agua en abundancia 

Algunos vinílicos se pueden lavar y son más resistentes al agua. Sin embargo, no se recomienda que se instalen en áreas constantemente húmedas, como box del baño y decks de piscinas.

Cuando realices la limpieza del piso, utiliza la menor cantidad de agua posible. Enjuaga con una escobilla de goma o mopa húmeda y espera a que el piso se seque completamente antes de liberar su uso.

Recuerda: además de dejarlo más bonito, la limpieza periódica aumenta su vida útil, su resistencia y durabilidad, y reduce los costos de mantenimiento ¡Así podrás disfrutar de tu piso durante mucho más tiempo!

 

¡Acompaña nuestro blog y sigue a Tarkett en las redes sociales para conocer más consejos como estos!

Deja un comentario